Reparacion de enchufes

El enchufe o tomacorriente está formado por dos elementos: clavijas y tomacorrientes, que se conectan uno al otro para establecer una conexión que permita el paso de la corriente eléctrica. Este dispositivo forma un circuito eléctrico al conectar la ficha, que son las clavijas o pines, generalmente dos o tres, con la base tomacorriente o enchufe hembra.

Para ser un poco más claros te contamos que un enchufe macho o clavija es la pieza de material aislante de la que sobresalen las pequeñas varillas de metal que se introducen en el enchufe hembra para establecer la conexión eléctrica. Por lo general se encuentra en el extremo de cable.

El enchufe hembra desde luego se trata de la parte que va empotrada en la pared, Como mínimo, consta de dos piezas metálicas, que reciben a sus homólogas macho, para permitir la circulación de la corriente eléctrica.

Como poderos dar cuenta la estructura sistemática de un tomacorriente no conlleva mayores complicaciones, si hablamos de la parte que va empotrada en la pared, pero esto no quiere decir que no impliquen contratiempos, estos muchas veces pueden presentar desperfectos, o fallas que por muy mínimas que sean afectan su correcto funcionamiento y no queda otra que cambiarlos por completo.

En cuanto a la parte del cable que contiene el enchufe en si también surgen variados contratiempos, porque solemos halarlos, enrollarlos, y hasta tirarlos cosa que no solo los desgasta más rápido sino que también causa su daño total teniendo que reemplazarlos.

En si los enchufes no son sistemas tan complejos una vez que entendemos sus partes, y base de funcionamiento, en la mayoría de los casos verdaderamente sería mejor llamar a un experto, si de repente nos sentimos con un eléctrico animo ¿Por qué no? Intentar arreglar el tomacorriente usted mismo.

Componiendo El Toma Corriente  

Actualmente muchos dispositivos electrónicos vienen con tomacorrientes (enchufe) cubiertos con plástico separador (aislante) que los hace bastante más fuertes, aun así estos pueden presentar fallas; podemos componerlos nosotros mismos y si contáis con las herramientas precisas mucho mejor, si no, igual podemos hacerlo valiéndonos de herramientas un tanto rudimentarias pero igualmente validas, y que además todos tenemos en casa.

Podemos utilizar un cuchillo o tijera que no estén demasiado afilados para ser mucho más precisos y prolijos tanto en los cortes como en las pequeñas peladuras de cable que haremos.

El primer paso para componer un tomacorriente es obviamente, comprar el repuesto, asegurándonos de que se trate de uno desmontable de manera que podamos trabajar con él sin ninguna complicación, siguiendo con el procedimiento nos disponemos a retirar el tomacorriente que queremos reemplazar, sin muchas vueltas, lo cortamos al ras.

Siendo más explícitos en cuanto al paso anterior, tomamos el extremo donde comienza la pieza (generalmente de goma o plástico) que sujeta las clavijas y la cortamos, esto dejara nuestro cable libre para la instalación de la nueva pieza del tomacorriente o enchufe como tal.

Lo que debemos hacer a continuación es quitar, o literalmente hablando pelar el extremo del cable que nos ha quedado libre, en este punto ya podemos visualizar perfectamente los alambres que permiten la conducción de la electricidad, en algunos caso los veremos inmediatamente al retirar el borde de la goma que los recubre, en otros casos estos tendrán un segundo cubrimiento.

En caso de encontrarnos con doble cubrimiento, en el interno veremos siempre los colores azules, marrones, verdes, amarillos negros y grises, siendo los cables verdes los que hacen tierra, eso en el caso de encontrarnos con modelos de seis cablecillos, la mayoría de las veces nos encontraremos con dos o tres.

Lo que nos interesa es retirar la goma que los cubre para ahora dejar libres los alambres mejor conocidos como hilo-conductores, abrimos la pieza con las clavijas que hemos comprado la cual nos daremos cuenta que su funcionamiento realmente es muy simple, además están vienen diseñadas con pequeñísimos cortes que impiden que se manipulen de forma incorrecta, solo encajan si están correctamente colocados.

Tomaremos cada extremo de ambos hilo-conductores (haciéndoles con las manos una pequeña enroscadura para mayor precisión) y los atornillamos a las clavijas del enchufe, cerramos este valiéndonos del pequeño tornillo central, y listo tenemos un tomacorriente nuevo.

A pesar de que cambiar un enchufe puede ser muy fácil y hasta un pasatiempo de domingo tampoco conviene estar sustituyéndolos cada rato porque sería un poco como desperdiciar dinero, sobre todo teniendo en cuenta que existen varias formas de cuidar los enchufes para mantenerlos siempre como nuevos, veamos cuales son a continuación:

-Aunque el dispositivo electrónico sea muy liviano, no lo deje colgando mientras esta enchufado.

-No halar jamás del cable para desconectar el aparato o dispositivo electrónico.

-Cuando se requiere conectar distintos aparatos a la vez, lo mejor es usar las paletas eléctricas especialmente diseñadas para estos casos, siempre teniendo mucho cuidado de no propiciar un exceso de carga que pueda ocasionar un corto circuito.

-Desconéctelo si no lo usa, esa bendita manía de nuestros nonos de desconectar los aparatos cuando no los estamos usando, pues tienen razón, esto es muy recomendable, mientras un aparto esta enchufado aún y cuando este apagado sigue consumiendo corriente y recibiendo las imperceptibles fluctuaciones de luz, si no cuenta con un buen protector alguna de estas fluctuaciones de luz puede afectar la vida útil de sus aparatos.

-Quite la tensión a sus cables, si al conectar un cable este queda demasiado tenso se ejerce una presión que lenta y progresivamente daña las delgadas clavijas de los tomacorrientes.

-Fuentes de alta temperatura lejos de los cables, (lo primero es la seguridad) esto es más que obvio pero muchas veces lo pasamos por alto, altas temperaturas alteran desproporcionadamente tanto el cable como los enchufes, y pueden ocasionar daños mucho más considerables como cortos que inicien incendios.